Ante esta situación, el personal especializado recomendó remover el artefacto del domicilio y trasladarlo al polígono de la Escuela de Cadetes, donde se procedió a su destrucción debido a su alta peligrosidad. Además de los bomberos, también intervino personal de la Comisaría 1º y Tránsito de la Municipalidad.

Finalizando el procedimiento, se realizó un rastrillaje en el sector del hallazgo para corrobar que no queden rastros del material explosivo.

Como estipula el protocolo, las acciones fueron acompañadas por una ambulancia del Hospital Zatti ante cualquier eventualidad que pudiera surgir.