Un niño fue mordido por una Yarará en un campo de Luis Beltrán

Este lunes, Néstor Peñalba, un trabajador rural de 44 años realizaba sus tareas habituales en un campo a 70 km de Luis Beltrán. Estaba acompañado por su hijo Máximo de 12 años. El niño vio una víbora a la que intentó tocar con un palo. El ofidio saltó y alcanzó a morderle el dedo medio de la mano izquierda. 

Eran las tres de la tarde, estaban solos y sin movilidad, por lo que debieron esperar la llegada del dueño del campo una hora después. Trasladaron al niño al hospital de Beltrán, desde donde lo derivaron a Choele Choele. Allí le colocaron dos ampollas de suero antiofídico. De todos modos al empeorar su estado de salud tuvo que ser derivado a General Roca. 

Néstor había matado a la víbora y la dejo en el hospital de Choele Choel, luego de analizar la especie pudieron confirmar que se trataba de una Yarará.

En General Roca, Máximo fue estabilizado y se encuentra fuera de peligro y recuperándose. 

Cómo reconocer una yarará y qué hacer ante una mordedura.

La Yarará se puede encontrar en la mayor parte del territorio nacional, y es la principal especie de víbora venenosa que se encuentra en la patagonia.

Los signos en la zona en la que la persona fue mordida son inconfundibles, por lo que en cualquier centro asistencial podrían detectar fácilmente que se trata de una mordedura de esta especie. Ante la mordedura de una culebra se tiene sólo un “pinchacito”, dolor y nada más. En cambio con la mordedura de una yarará enseguida empieza a haber hemorragias, edemas, sangrado por los dos orificios que dejaron los colmillos e incluso puede haber hemorragias basales y trastornos de la coagulación de la persona. 

Existe una forma de reconocer una yarará si se mira la cabeza de la serpiente de costado, entre el ojo y una de las fosas nasales tienen otro orificio. Éste es la entrada a la foseta loreal, un órgano termoreceptor característico de las yararás y cascabel. No hay ninguna otra serpiente que tenga ese orificio.

Entrada a la foseta loreal, entre la fosa nasal y el ojo. Característica de este tipo de serpientes venenosas

Especialistas indican que está contraindicado realizar torniquetes, succiones o cortes en la zona de la herida. No se deben hacer porque agrava más el daño, ya que al reducir o cortar la circulación de la sangre puede conducir a una gangrena.

Lo mejor en estos casos es descomprimir todo lo que puede estar comprimiendo la zona y lavar con agua y jabón la herida; pero lo más importante es trasladar al paciente al centro médico más cercano.

 

 
(Visited 616 times, 1 visits today)