Cabalgó horas para reencontrarse con su hijo luego de que una mediación judicial le permitió verlo

Imagen ilustrativa.-

Tras recorrer varias horas a caballo, un hombre que trabaja en el campo pudo reencontrarse con su hijo de 5 años, al que no veía desde que se decretó el aislamiento por la pandemia de COVID-19.Para concretar el encuentro, recurrió al servicio de mediación del Poder Judicial, que logró superar -además de las diferencias familiares- las dificultades técnicas.

La mamá y el niño habitan en San Antonio Oeste. Previo al aislamiento social el papá había pedido una mediación para adaptar el régimen de comunicación, ya que debía viajar frecuentemente a un campo a trabajar y a cuidar al abuelo.

Al desatarse la pandemia, el contacto presencial se cortó. El hombre debió quedarse definitivamente en el campo. Allí solo son posibles los mensajes de texto y algunas llamadas cuando hay señal. De esta manera, continuó sin poder tener contacto visual con el niño, ya que no podía concretar las videollamadas de Whatsapp.

Cuando las condiciones se flexibilizaron y el estatus sanitario permitió el contacto directo, el servicio de Mediación Judicial utilizó las herramientas remotas que dispuso el Superior Tribunal de Justicia para la solución de conflictos.

Hacer un puente

“En este contexto de aislamiento, la mediación se ha convertido más que nunca en un puente que une, que achica distancias”, reflexionó la mediadora que estuvo a cargo del proceso de mediación virtual realizado en este caso.

Desde el Centro de Mediación de Viedma y a partir de reiteradas llamadas y mensajes de WhatsApp entre las defensoras oficiales y los padres del niño se alcanzó un acuerdo para que el niño pudiera retomar el contacto con su papá.

La señal telefónica era inestable, y en varias ocasiones los mensajes de texto llegaban con demora. Sin embargo, finalmente se acordó que el padre podría ver a su hijo esa misma tarde. Ensilló y tras algunas horas de cabalgata llegó a San Antonio y se reencontró con su hijo a la hora y en el lugar convenido.

“Su alegría se plasmó en una foto del papá y su hijo compartiendo el encuentro tan ansiado, que pudo darse superando numerosas barreras, que se suman a las habituales”, recordó la mediadora tras recibir la foto del reencuentro.

Fuente: Prensa Poder Judicial de Río Negro.-

(Visited 130 times, 1 visits today)