Suspendieron preventivamente al coordinador y tres instructores del curso del COER

En el marco de las actuaciones administrativas por la muerte de un oficial en momentos en que participaba de un curso de formación del Cuerpo Especial de Operaciones Especiales y Rescate (COER), la Jefatura de la Policía de Río Negro suspendió de manera preventiva al jefe del mencionado Grupo COER de Viedma y a tres instructores del mismo.

La medida fue tomada a fin de no entorpecer la investigación interna del caso, dando cumplimiento al Artículo 117 del Reglamento de Normas para los Sumarios Administrativos de la Policía de Río Negro que señala: “Cuando la presencia del causante perjudique o dificulte la marcha de las diligencias de la investigación, el Oficial que ordenó la confección del sumario o el instructor, podrán solicitar la suspensión preventiva del mismo, si de oficio no se hubiese dispuesto”.

La Jefatura de Policía dispuso inmediatamente los trabajos de investigación interna a fin de determinar las posibles responsabilidades en el marco de los hechos sucedidos durante un entrenamiento en Bahía Creek.

En ese sentido se decidió la suspensión provisoria del Jefe del COER de Viedma y Subcomisario coordinador del curso, y de los instructores: un Oficial Principal Jefe del COER de Cipolletti; un Sargento Ayudante que integra el Grupo COER de Viedma, y un Sargento integrante del COER de Bariloche.

En paralelo al proceso de investigación interna, la Jefatura de la Policía se encuentra a total disposición de la Justicia para el esclarecimiento de este hecho que enluta a la institución y a toda la provincia.

El día lunes, el Jefe de la Policía de Río Negro, Osvaldo Tellería y el subjefe Comisario General, Orlando Cañuqueo, brindarán a las 9:30 una conferencia de prensa en instalaciones de la Jefatura ubicada en la ciudad de Viedma para brindar más información que vaya surgiendo y responder las diferentes consultas de los medios de comunicación.

A su vez, la Secretaria de Estado de Seguridad y Justicia, Betiana Minor exigió a la fuerza la mayor celeridad en el proceso de investigación a fin de determinar lo sucedido y las posibles responsabilidades.