Los senadores rionegrinos votaron a los jueces que avalaron el 2×1 para los genocidas.

Miguel Pichetto, Silvina García Larraburu y Magdalena Odarda son los senadores rionegrinos que a mediados del 2016 votaron positivamente el pliego de los jueces Rosatti y Rosenkrantz. Estos jueces habían sido propuestos por Mauricio Macri, tras un intento fallido por imponerlos por decreto.

A menos de una semana de haber asumido, en diciembre del 2015, el presidente Macri firmó un decreto designando a Carlos Rosenkrantz y Carlos Rosatti como jueces de la Corte Suprema de Justicia. Las criticas que despertó la medida hicieron que envié el pliego, para su aprobación o rechazo, al Senado Nacional. 

Los jueces, propuestos para ocupar las vacantes dejadas por Carmen Argibay y Eugenio Zafaroni, habían aceptado el intento del presidente de imponerlos por decreto, lo que para muchos fue visto como un “pecado de origen” que convertía a los dos postulantes en poco recomendables para ocupar  un lugar en el alto tribunal. 

A pesar de las criticas, que despertó la maniobra frustrada del macrismo y la complicidad de los elegidos, la mayoría de los senadores votaron a favor de sus nombramientos, entre ellos los tres representantes de Río Negro. Solo los diez senadores que responden directamente a Cristina Kirchner y el senador de Proyecto Sur, Pino Solanas, se opusieron a estos nombramientos.

Ahora, Rosatti y Rosenkrantz, junto a Elena Highton de Nolasco, votaron a favor en un fallo que habilita la aplicación de la Ley 24.390, más conocida como “2×1”, que reduce el tiempo de prisión porque se trata de la ley más benigna, y que podría ser aplicable a casos de crímenes de lesa humanidad. Ante el amplio rechazo de la sociedad, los senadores que aprobaron la maniobra del gobierno nacional tratan de desconocer lo que votaron.