En un polémico fallo, un juez ordenó que una víctima de violencia de género sea excluida de su hogar

En un fallo que generó una fuerte polémica, el juez de Familia de Cipolletti, Jorge Benatti, ordenó que una mujer -que había realizado una denuncia por violencia de género contra su ex pareja- sea excluida del hogar en forma inmediata. La denunciante, y su hija también alcanzada por el fallo, podrían quedar en situación de calle.

Benedicta Parra y su hija denunciaron en reiteradas oportunidades al hombre que convive con ellas por violencia de género, sin embargo la Justicia falló a favor del denunciado y ordenó que la víctima sea excluida del hogar de forma inmediata. El viernes pasado, la mujer fue notificada y ordenaban el desalojo en el plazo de 48 horas.

Desde el 2012 existía un acuerdo común entre la mujer y su ex pareja para que ella pueda vivir en la casa y él pueda seguir trabajando en el taller mecánico lindante. La separación entre ambos data de 13 años atrás, con reiterados hechos de violencia de género de por medio.

“En febrero pasado la mujer presentó una nueva denuncia por violencia, una más de tantas, sin embargo la justicia no aplicó la perspectiva de género y falló en contra de las víctimas. El juez de Familia dictaminó que la mujer debía abandonar el inmueble que habita hace 34 años y le dieron tiempo hasta el 11 de abril pasado. Presentamos apelaciones, pero la revisión fue negada, y se exigía que abandonen su hogar en medio de una situación de pandemia obligatoria. Es una resolución inexplicable”, contó el abogado Martín Palumbo a LMCipolletti.

“Teniendo especial consideración que el motivo de los presentes va más allá de los parámetros de violencia familiar previstos por la el art. 6 de la Ley 3040; encontrándose implicada además la situación de discapacidad del Sr. M, quien vive de los ingresos que se generan en el taller mecánico que se encuentra ubicado en el inmueble, los cuales le permiten afrontar el pago de la obra social para el tratamiento de las afecciones que padece, entiendo prudente disponer, en carácter de medida cautelar, que sea la Sra B.P. quien debe proceder al inmediato retiro del inmueble”, sostiene la resolución judicial. 

La mujer es oriunda de Cinco Saltos y no tienen dónde ir, y si se hace efectiva la exclusión del hogar quedaría en la calle.

“Tienen un extenso historial de violencia y estamos esperando que se nos autorice una audiencia para poder rever el fallo. Explicamos que por la crisis sanitaria y el aislamiento obligatorio no puede trasladarse, y el juez dijo que su caso es una excepción porque están prohibidos los desalojos, pero no las exclusiones. Es inexplicable porque la mujer queda en situación de calle y se pone en riesgo su salud. Además, cuando se requirió en su momento que el hombre acredite el inmueble, no lo hizo. Lo grave es querer solucionar un problema de violencia de género con una cuestión dominial”, criticó el letrado.

El viernes la mujer fue notificada y ordenaban el desalojo en el plazo de 48 horas.

“Se solicitó al juez una restricción de acercamiento y un botón antipánico. Sólo obtuvimos la primera. Creemos que las denuncias de género deben salvaguardar la integridad física y emocional de las víctimas, y en este caso está pasando todo lo contrario”, añadió el abogado.

Benedicta Parra tiene 52 años y contó su situación en una entrevista con Canal 3 del Arroyón. “Yo viví toda la vida acá, no tengo derecho de quedar en la calle. Toda mi vida sufrí violencia de género, y denuncié, hasta desfiguración de rostro tuve, acreditado con certificado. Así y todo, nunca hicieron nada” expresó, y agregó que lo único que pide, es justicia. “No entiendo del señor juez, por qué tanta bronca contra mí. No entiendo a la justicia”, añadió.

Su hija, también víctima de la violencia del padre, contó los horrores vividos desde que tiene noción. “Desde los cuatro años tengo noción que mi papá tomara y le pegara a mi mamá por cualquier motivo. En el 2008, para el Día de la Madre, le desfiguró el rostro. La noche anterior la llevó al basurero, la golpeó, y la dejó tirada. Varias veces la amenazó con prenderla fuego y matarla”, relató.

La organización feminista La Revuelta, quien se encuentra acompañando y asistiendo a las víctimas, repudió el fallo con un comunicado en las redes sociales. Denunciaron que este fallo “revictimiza a quienes se animaron a denunciar”.

Según expusieron, tras el fallo del juez Benatti la mujer está a punto de quedar en situación de calle. “Es un fallo sin perspectiva de género como indican las leyes vigentes. Un fallo que revictimiza a quienes pueden y se animan a denunciar. Un fallo que no hace otra cosa que beneficiar a quien fue su violentador toda la vida. Qué tipo de perspectiva tiene el juez Benatti para desalojar a una mujer víctima de género y en plena pandemia”, cuestionaron.

Además, advirtieron que cualquier cosa que le ocurra a la mujer, será responsabilidad a la justicia.

(Visited 26 times, 1 visits today)