Este miércoles se conocerá la sentencia por la desaparición y muerte de Daniel Solano

Daniel Solano, trabajador rural desaparecido en Choele Choel

Este miércoles 1 de agosto, los jueces María Evelina García Balduini, Oscar Gatti y Gastón Martín darán a conocer la sentencia contra los siete policías imputados por la desaparición y muerte de Daniel Solano. La querella solicitó que se los condene a la pena de prisión perpetua. Mientras que la Fiscal del caso también pidió prisión perpetua e inhabilitación en el sector público o privado para trabajar como agentes de seguridad.

Los policías imputados por la desaparición y muerte de Daniel Solano. Foto: Diario Río Negro

En la madrugada del 5 de noviembre de 2011, el trabajador rural Daniel Solano fue retirado por efectivos policiales de un boliche bailable de la localidad rionegrina de Choele Choel. Desde ese día está desaparecido. El día anterior cobró 800 pesos, compró un celular y habló con Gualberto: su padre. 

Con la reconstrucción de lo sucedido se sabe que esa noche, junto a otros 20 compañeros de trabajo, fue de Lamarque a Choele. A las 2:05 del sábado, entró al boliche Macuba. Media hora más tarde, personal policial lo sacó del lugar. Uno de sus compañeros, que ofició como entregador, lo empuja para marcarlo. Por ese altercado, sólo Daniel es retirado del lugar. 

Como en otros casos, rápidamente aparecieron testigos que confirmaban la linea de investigación que habían tramado los policías y que contaba con el consentimiento del Fiscal Miguel Flores y la Jueza Marisa Bosco: habían visto a Daniel el domingo 6 en la terminal de Choele, abordando un colectivo con destino a Neuquén. Con esos datos la Justicia consideró que no había delito para investigar. Como en otros casos que suceden en Río Negro, asunto resuelto.

Pero Gualberto Solano no les creyó. Era absurdo imaginar que su hijo pudiera abandonar trabajo, ropa, DNI y cortar todo tipo de comunicación. Denunció la desaparición de Daniel en su Tartagal natal y partió rumbo a Choele Choel. Al llegar fue bien recibido, por dos abogados contratados por la Empresa para la que trabajaba su hijo. Le ofrecieron una casa y le confirmaron la teoría que la Mafia del Valle Medio ya estaba instalando con fuerza.

Un mes después de la desaparición de Solano, la causa daría un vuelco inesperado y quedaría en evidencia el entramado mafioso con aristas empresariales, políticas, judiciales y policiales que hacia de las suyas en aquella región de Río Negro: el abogado salteño Sergio Heredia asumió la representación de la familia Solano.  Leyó el expediente y anunció que no había esperanzas de encontrar vivo a Daniel. De allí en más buscarían un cadáver y a sus asesinos.

Sin que se haya encontrado el cuerpo de Solano, la causa tiene a siete policías imputados: Sandro Gabriel Berthe, Pablo Federico Bender, Héctor César Martínez, Juan Francisco Barrera, Pablo Andrés Albarrán Cárcamo, Pablo Roberto Quidel y Diego Vicente Cuello. El juicio comenzó el 20 de febrero de este año. 

Durante el mismo, 15 testigos afirmaron haber visto a los policías sacar a Solano del boliche Macuba, y llevárselo en una camioneta. Muchos no se presentaron por temor a represalias, asegura la querella. Con esos testimonios confía en que la verdad finalmente se sepa. 

Gualberto Solano murió el pasado 3 de abril.

El 3 de abril murió el hombre que dedicó sus últimos años a saber lo que había ocurrido con su hijo. Gualberto Solano se fue sin encontrar el cuerpo de Daniel, y tampoco tuvo tiempo para quedarse a escuchar lo que este miércoles los jueces van a sentenciar.

 

(Visited 142 times, 1 visits today)