Ana Zulema Walter sigue desaparecida

La búsqueda de la ex docente viedmense, Ana Zulema Walter, sigue sin brindar resultados positivos a seis días de su desaparición. La mujer de 67 años salió de su casa en el barrio Parque Piedra Buena y, desde entonces, no se sabe nada de su paradero.

Los integrantes del operativo de rastrillaje abocados a la búsqueda en la zona del río Negro a la cual los habrían llevado los canes rastreadores de la policía, aguardan que se produzca en esta jornada una merma en el caudal del río para poder profundizar la revisión del agua y las costas cercanas al puente ferrocarretero.

Hace unos días, con lanchas y canoas personal de Prefectura y del grupo Coer recorrieron el cauce del río en inmediaciones del puente que une la Comarca Viedma-Patagones. Además, se tomó declaración testimonial al taxista que la trasladó hasta un gimnasio cercano a la zona del puente, y su automóvil fue requisado en la búsqueda de algún elemento que pudiera resultar útil para la investigación.

Los perros rastreadores los llevaron a la zona del puente ferrocarretero que une Viedma y Patagones

La Brigada de Investigaciones, en tanto, recorrió los barrios cercanos a la zona donde la mujer fue vista por última vez, en la búsqueda de posibles testigos que puedan aportar elementos útiles para encontrarla.

Según informaron los familiares, la docente retirada tenía planeado comenzar con sus clases de gimnasia, razón por la cual salió vestida con una calza oscura, zapatillas y una campera marrón ocre.

Al parecer habría intentado entrar a un gimnasio aledaño a la plaza donde descendió del taxi pero no habría ingresado, o por lo menos, no fue atendida por personal del local. De allí en más su paradero sigue siendo una incógnita.

Se brindaron datos físicos, que podrían ayudar a identificarla, como una marca de angioma en la mejilla izquierda y una dificultad para caminar producto de las lesiones que sufrió hace unos años al caer en un profundo pozo de más de 20 metros en la zona de Cardenal Cagliero en el partido de Patagones.

Su familia sigue de cerca los operativos de búsqueda y, con la colaboración de amigos, intensifican los pedidos de ayuda a quienes puedan brindar algún dato que los lleve a conocer el paradero de Zulema.