No al 2×1: la Plaza puso las cosas en su lugar

Luego de que el Senado limitará los alcances del 2×1, frenando el fallo de la Corte que le permitía a los genocidas acogerse al beneficio de la aplicación de la ley penal más benigna, distintas plazas de la argentina, con epicentro en Plaza de Mayo, ratificaron el contundente rechazo social al intento de desandar el camino construido en los últimos años.

El mismo Senado que, en forma mayoritaria, aprobó el pliego de los jueces que impusieron el fallo que beneficiaba a los represores, tuvo que actuar rápidamente ante el pedido popular de subsanar los alcances de un fallo que marcaba un retroceso en las políticas de Derechos Humanos, que hicieron de la Argentina un ejemplo a imitar en el mundo.

El propio gobierno nacional, que viene cuestionando la cifra de desaparecidos, que habla del curro de los Derechos Humanos, que intentó hacer movible el feriado del 24 de marzo, o habla de guerra sucia cuando se refiere al periodo mas oscuro de la historia nacional, tuvo que volver sobre sus pasos y cuestionar un fallo que responde claramente al clima de época que se vive en el país desde el triunfo de Cambiemos.

La contundencia de la manifestación popular es una demostración de que la “grieta” puede cerrarse cuando se trata de un tema muy sensible a la mayoría de los argentinos. Las encuestas hablaban de un rechazo cercano al 90% al fallo de la Corte. Se ha mencionado, también, que el Papa Francisco no oculta su enojo con los obispos de la iglesia católica que habían hablado  de reconciliación entre los genocidas y sus victimas hace unos días.

Otra de las “perlitas” que dejó el mal momento vivido, tras el fallo de la Corte, fue el duro cuestionamiento de Ricardo Alfonsin a sus socios de la Alianza Cambiemos, al decir que el radicalismo no compartía muchas cosas. Esto en sintonía con lo que vienen expresando muchos radicales que sienten que su partido saldrá muy herido de está nueva aventura aliancista.

(Visited 25 times, 1 visits today)