“Me hubiese gustado abrazar a mi hija con vida, no en un cajón”

Pablo Musse junto a su hija Solange.-

Pablo Musse, el hombre a quien días atrás un control policial le impidió el ingreso a Córdoba pese a que tenía los permisos para despedirse de su hija agonizante, dijo que le hubiese gustado abrazarla “con vida, no en un cajón”, al participar de su sepelio en la ciudad cordobesa de Alta Gracia.

“La gente hasta el último suspiro tiene sus derechos”, remarcó el hombre sobre el pedido público que hizo su hija Solange en una carta cuando solicitó abrazar a su padre a sabiendas de que estaba por morir.

Musse, cuya hija de 36 años murió este viernes en la ciudad de Córdoba como consecuencia de un cáncer, pudo ingresar el sábado a la provincia desde Neuquén para participar del velatorio y sepelio de la mujer.

“Me hubiese gustado abrazar a mi hija con vida, no en un cajón”, manifestó a radio Cadena 3 durante el velatorio en la ciudad de Alta Gracia.

Respecto al pedido que había hecho desde la cama donde recibía tratamiento Solange, señaló: “No alcancé a cumplir el deseo de mi hija que era abrazarla y estar con ella”.

Musse, quien reside en la localidad neuquina de Plottier, emprendió el 15 de agosto un viaje en su automóvil para ver a su hija, pero al llegar a la localidad cordobesa de Huinca Renancó, en el límite con La Pampa, un operativo sanitario y policial le impidió el ingreso porque, según los agentes, no les constaba que tuviera un hisopado negativo de coronavirus.

El hombre fue obligado a regresar a Neuquén escoltado por varios patrulleros policiales y posteriormente se conoció que un hisopado que le habían realizado en el control sanitario de Huinca Renancó dio negativo.

En tanto, su hija sufrió una descompensación el viernes a la mañana, fue derivada al sanatorio Allende, de la ciudad de Córdoba, donde murió a poco de ingresar.

El coordinador del Centro de Operaciones de Emergencia (COE) de Córdoba, Claudio Vignetta, se había manifestado “muy sentido” por el deceso de la mujer y aseguró que lo que hicieron las autoridades sanitarias fue “cumplir con el protocolo de ingreso” a Córdoba que necesita un certificado de hisopado negativo.

Ayer, para que el hombre y su cuñada Paola Oviedo pudieran transitar desde Neuquén e ingresar a Córdoba sin inconvenientes, el juez federal Ricardo Bustos Fierro emitió una resolución que los habilitó a circular por las rutas provinciales y nacionales de Neuquén, Río Negro, La Pampa y Córdoba.

A raíz de esta situación el diputado nacional del radicalismo cordobés, Diego Mestre, presentó ayer un proyecto de resolución de “repudio” en contra del COE local, al considerar que la decisión de haber impedido que Solange Musse vea a su padre es un “atropello de los derechos humanos”.

“No podemos permitir que en una República del sistema democrático no se respeten los derechos humanos, ni de los padres a despedir a sus hijos”, sostuvo en uno de los párrafos que fundamenta la iniciativa parlamentaria.