Cruces por la Central Nuclear en la inauguración del local de Juntos Somos Río Negro en Conesa

La inauguración del local partidario de Juntos Somos Río Negro en General Conesa se vio alterada por personas que portaban carteles en oposición a la Central nuclear. Uno de los portavoces del grupo fue el cura párroco de la localidad, quien tomó la palabra para consultar a los dirigentes presentes acerca de la determinación de instalar la planta en la provincia.

El vicegobernador Pedro Pesatti, el secretario de la gobernación Matias Rulli y el legislador por el circuito Valle Inferior Rodolfo Cufré, estuvieron este miércoles en Conesa, en el marco de la campaña electoral.

En momentos de inaugurar el local partidario, la actividad se vio interrumpida por la presencia de integrantes de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Conesa que pedían explicaciones por la decisión de instalar la quinta Central Nuclear del país en territorio rionegrino.

El vicegobernador fue el encargado de intercambiar impresiones, y responder los requerimientos de los asambleistas que portaban carteles en donde podía leerse” NO” y “Conesa dice NO!!”, en referencia a la Central Nuclear que, todo hace suponer, tiene como destino la localidad rionegrina de Sierra Grande. “Creo que es una alternativa para esta provincia y para el país”, respondió Pesatti ante el requerimiento de que emita su opinión personal sobre la energía nuclear. 

Uno de los asambleistas se mostró contrariado por la falta de información, resaltando que “el gobierno rionegrino sólo había dado información para sus funcionarios”, a lo que Pesatti le respondió que el gobierno siempre había dicho que cuando estuviera determinado el lugar de asentamiento “se va a llevar adelante un proceso que involucra la consulta de aquellos que estuvieran comprendidos en el radio de influencia” de la planta.

El intercambio se terminó cuando algunos de los partidarios de Juntos Somos Río Negro comenzaron a plantear que habían concurrido a escuchar las propuestas de los dirigentes partidarios y no a los asambleistas. Sin embargo, quedó una última intervención que le permitió al vicegobernador cuestionar al representante de la Iglesia local diciendo que si las plantas que actualmente funcionan “están cerca de 20 millones de personas, por qué su institución (por la iglesia) no se opuso a Atucha I y Atucha II” en el momento de la construcción. 

Los ambientalistas vienen realizando diversas manifestaciones contrarias a la instalación de la planta nuclear en territorio rionegrino. En un primer momento el reclamo antinuclear se había concentrado en Viedma, lugar elegido para el asentamiento. Sin embargo, hace unos días el gobernador rionegrino, Alberto Weretilneck, desestimó esa opción por el fuerte rechazo generado en la Capital de la provincia.

Sin la opción de Viedma o sus zonas aledañas, Sierra Grande parece ser el lugar en el que finalmente se construirá la polémica Central, a pesar de las manifestaciones de rechazo que se vienen dando en distintos puntos de la región.

 

 

(Visited 554 times, 1 visits today)