Conesa le cierra las puertas al Fracking

Pozo petrolero, en las chacras de Allen.

El avance de la extracción de hidrocarburos mediante el método de fractura hidráulica o Fracking dejó de ser una amenaza a futuro para los conesinos. Esta semana, el Concejo Deliberante, consideró la iniciativa de un grupo de vecinos y aprobó por unanimidad la prohibición de su uso en General Conesa. La decisión del Deliberante ubica a Conesa entre un grupo selecto de localidades rionegrinas, pioneras en sancionar estas ordenanzas de avanzada en defensa del medioambiente.

A principios de 2013 Cinco Saltos se convirtió en el primer municipio de la argentina en declararse libre de fracking. Luego municipios como Choele Choel, Chimpay, Luis Beltran, Viedma, y ahora Conesa, siguieron el mismo camino. No se descarta que sean más los que sumen en el corto plazo, a la luz de los daños ambientales denunciados en Allen, una de las comunas rionegrinas que permitió el uso de esta técnica en su suelo. Al margen de los antecedentes negativos registrados en los países donde se utiliza desde hace tiempo.

Mediante el Fracking se fractura la roca con la inyección de una mezcla de agua, arena y sustancias químicas a elevada presión, que fuerza el flujo y salida de los hidrocarburos de los poros. Pero este flujo disminuye muy pronto, por lo cual es necesario perforar nuevos pozos para mantener la producción de los yacimientos, lo que aumenta la ocupación del territorio afectado.

Se calcula que la fracturación de cada pozo requiere entre 9 y 29 millones de litros de agua y  se han identificado 750 tipos diferentes de productos químicos empleados, entre ellos sustancias de gran toxicidad. Además, el agua de desecho no sólo contiene los químicos y la arena que originalmente se introdujeron, sino también metales pesados, hidrocarburos e incluso materiales radioactivos que se encuentran en el subsuelo. Al no existir tratamientos efectivos para el agua utilizada, no puede ser aprovechada para otros usos.Para su manejo se busca aislarla en pozos letrina, pero está lejos de ser una solución eficiente ya que se ha comprobado que pueden sufrir pérdidas que contaminen acuíferos enteros.

“La industria petrolera avanza sobre las chacras del Alto Valle de Río Negro y Neuquén dejando a su paso una huella que se volverá imborrable. Porque allí donde se instala un pozo difícilmente vuelva a crecer un árbol de frutas. Empresas como Apache, YPF y Chevron, entre otras, están alquilando fracciones de chacras a los productores para realizar trabajos de exploración y extracción.” escribía el periodista Claudio Andrade en el Diario Clarin en septiembre de 2013, en una nota en la que se hablaba de la utilización del Fracking en Río Negro y su impacto negativo en el medioambiente.

Conesa le pone un freno a la explotación hidrocarburifera  que utiliza un método considerado “salvaje” y que está regulado o prohibido en muchos países de Europa. El paso dado por los ediles conesinos es de vital importancia, para asegurar la calidad de vida de las generaciones presentes y futuras, sobre todo porque se cree que Conesa cuenta con recursos hidrocarburiferos en su subsuelo. En estos casos, preservar el medioambiente significa ni mas ni menos que preservar la vida.

Foto: Conesa Informa Hoy. Sesión del Concejo Deliberante durante la aprobación del No al Fracking.
(Visited 578 times, 1 visits today)