Conesa despliega su solidaridad para ayudar a una familia que perdió todo en un incendio

Foto: Gentileza Gustavo Antonena.-

En los momentos difíciles, la solidaridad de los conesinos es una marca distintiva. Esta tarde una familia, del barrio aledaño a la Escuela 224 en la zona rural, perdió todo en el incendio de su vivienda. Solo lograron salvar sus vidas y quedaron literalmente “con lo puesto”. 

Gustavo Antonena, el titular de la radio FM Éxitos, concurrió al lugar para informar sobre lo sucedido. Charló con los damnificados en una nota muy emotiva. Luego compartió, a través de una salida en vivo por la red social facebook, sus impresiones de la situación y apeló a la solidaridad de todos. Contó, además, que se había comunicado con la Red Solidaria de General Conesa, y con el área de Acción Social municipal para solicitar colaboración.

Foto: Gentileza Gustavo Antonena.-
Foto: Gentileza Gustavo Antonena.-

La respuesta a la campaña, impulsada por Antonena y la Red Solidaria con la colaboración de Acción Social, no se hizo esperar, en pocas horas se logró reunir una importante cantidad de donaciones: camas, colchones, una cuna, alimentos, ropa, juguetes, un televisor, una cocina, heladera, entre otras cosas necesarias. 

El Intendente Héctor Leineker se acercó también para dialogar con los damnificados y ponerse a disposición. Mientras que una familia de productores de la colonia rural les prestó un departamento para que tengan donde alojarse. 

Además, se supo que en la Escuela 224 se estarán recibiendo donaciones este lunes de 9 a 12 horas.

 Es decir, que en pocas horas, Conesa realizó el despliegue habitual ante este tipo de situaciones. La solidaridad en su máxima expresión. 

La vivienda que se incendió estaba construida con madera, un material muy inflamable, y los 12 km que la separan de la zona urbana hizo imposible que los bomberos pudieran llegar a tiempo para salvar algo de las llamas, que consumieron todo en cuestión de minutos. 

La familia de productores de cebolla afectados por este siniestro tiene niños para los que se está recibiendo donaciones de ropa y pañales. Son dos varones de 7 y 10 años, y tres nenas de 10 meses, 3 y 9 años. 

En el lugar, además de las pertenencias, tenían las herramientas de trabajo y los productos necesarios para llevar adelante los cultivos de cebolla. Estos tienen precios muy elevados, por lo que ahora dependen de la solidaridad del resto de los productores para darle continuidad a la siembra iniciada. 

La solidaridad de los conesinos

En Conesa son muchos los que tienen a la solidaridad como el bien más preciado de esta comunidad. Y este domingo, volvieron a demostrar lo que puede hacer un pueblo que se une en las buenas causas. 

Foto: Gentileza Gustavo Antonena.-
Foto: Gentileza Gustavo Antonena.-