Días difíciles.- Opinión Editorial

Imagen Ilustrativa.-

(*).- El número de casos viene en aumento. A nivel país 2.146 diagnósticos positivos de coronavirus fueron informados esta noche por las autoridades sanitarias. También 32 personas fallecieron. Es probable que este sea el pico de contagios del que nos hablaron desde un primer momento y que se fue corriendo por el buen manejo de la situación sanitaria.

En Argentina, a pesar de las voces minoritarias que exigían preservar la economía aún a riesgo de perder miles de vidas, hubo una determinación que cambió todo: dejar las decisiones en manos de los que saben, los infectólogos y demás especialistas que aconsejan al Presidente.

Por eso, hoy somos uno de los países ejemplos en el mundo en la forma de encarar este problema.

¿Esto significa que podemos relajarnos y sentirnos a salvo? De ninguna manera. Es más, esto nos obliga a reforzar las medidas personales de prevención. No podemos arriesgarnos a tirar por la ventana lo logrado como sociedad hasta acá.

Más allá de ese minúsculo grupo de rebeldes sin causa, los llamados anticuarentena o creyentes de teorías disparatadas e incomprobables, el grueso de los habitantes de Argentina fuimos responsables.

Y aprendimos en este tiempo que las decisiones individuales pueden hacer la diferencia.

También supimos que muchas familias no pueden afrontar esta situación con la misma convicción que el resto. Porque no tienen con qué hacerlo, porque no pueden dejar de salir todos los días a asegurarse la comida diaria. Mucho aprendimos en este tiempo.

Ahora viene el desafío mayor, el esfuerzo final, no es necesario que nos digan que la situación se está agravando y debemos reforzar las medidas preventivas.

Tenemos que hacerlo, sabemos que cada uno de nosotros puede ser responsable del destino trágico de los que en esta emergencia resultan los más vulnerables.

Cuidarnos es cuidar al que sabemos que no va a poder superarlo, por edad o por arrastrar alguna patología que lo pone en mayor peligro.

Se vienen los días más complicados, lo indican los números que se registran en el país y en la provincia. No somos inmunes ni estamos lejos, hoy se descartó un caso sospechoso en Conesa, otro en San Antonio y tres en Viedma, por ejemplo. Hace 10 días Jacobacci era un pueblo tranquilo, hoy tiene 14 casos activos. Nos puede pasar.

Pero ojalá, que cuando todo se calme, cuando volvamos a la normalidad más parecida a la que conocíamos, podamos sentir en nuestro interior que a pesar de haber vivido un momento difícil fuimos responsables, por nosotros, por los otros, por todos. A cuidarnos.

 

*Por Fredy Morales.-

(Visited 43 times, 1 visits today)